LAS TENADAS DE VALDEVARNÉS

        El ser humano siempre se ha movido a través de la historia por el instinto de supervivencia. Es decir, allí donde había algo que llevarse a la boca, nunca ha faltado la presencia humana.

        Nuestro pueblo no podemos decir que haya sido un privilegiado en recursos naturales, simplemente ha permitido vivir a los hombres y mujeres a base de esfuerzo. Esto, no obstante, supongo que será igual en todos los lugares de nuestro planeta. Sin embargo, hoy que estamos comprobando cómo la ganadería ovina ya es algo casi residual, tenemos que recordar que no siempre ha sido así, que los hombres y mujeres de Valdevarnés han encontrado a lo largo de los siglos una posibilidad de trabajo y posterior sustento, en el cuidado de las ovejas. Son muchas las tenadas derruidas las que encontramos por nuestro término. Ello es indicador suficiente de la importancia que tuvo la ganadería ovina.

        Cipriano, que en este año 2014 ronda los noventa años, nos recuerda las tenadas que él ha conocido en estado de estabular ganado. Refiere las siguientes, en función de los distintos parajes:

        - En las Dehesillas: 6
        - En los Llanillos: 1
        - En el Tallar: 3
        - En las Pilas: 4
        - En Majá Solana: 3
        - En Cerro Campana: 3
        - En Valdelpozo: 1
        - En las Majadas: 1
        - En Berrojo: 4
        - En la Orilla del Monte: 3
        - En el Regañado: 5
        - En el Portillo: 1
        - En la Laguna: 1

        De estas treinta y seis tenadas, actualmente sólo quedan en estado aceptable las siguientes:

        - En la Laguna: 1
        - En el Tallar: 1
        - En las Dehesillas: 2

        No hay que ser muy mayor para recordar los rebaños que pastaban por los parajes de Valdevarnés. Hoy día sólo Santiago Asenjo pastorea sus ovejas en este término. Dada su edad y su disposición a deshacerse en cuanto pueda de su rebaño, sólo podemos decir que el cuidado de rebaños en Valdevarnés, por gentes de Valdevarnés, es algo que está esperando en cualquier momento la Santa Unción.

        Los pueblos emprendedores siempre han encontrado alternativas para ganarse la vida. ¿Será capaz de Valdevarnés de encontrarlas? ¿Será Valdevarnés un pueblo sólo de veraneantes y domingueros? ¿La única actividad económica significativa será aquélla que realicen personas no residentes en Valdevarnés; pero que con tractores gigantescos labren estos campos?