Valdevarnes

Historia de la asociación "Peña los comuneros"

        Corría el año 1966, Valdevarnés tenía ayuntamiento propio y sus fiestas eran el tercer domingo de septiembre con su misa solemne, por la tarde el baile en la plaza, desde las 18:00h. hasta la cena, después la velada y cuando terminaba al salón del Sr. Andrés (casa del hojalatero).

        El lunes había misa de difuntos, comida y baile con el tío Simeón en la plaza, fin de fiesta.

        (Durante el resto del año, el salón era el lugar donde se reunían los domingos los mozos del pueblo para bailar y la chavalería nos pasábamos el tiempo mirando por la ventana).

        Así fue, como un grupo de chavalas, en el verano del 66 decidió probar suerte y pedir al Ayuntamiento la casa del maestro. Nos la concedieron, buscamos un tocadiscos e hicimos una limonada (Sí, ¡ya hacíamos botellón!). De esta manera nació la peña y nos bautizamos como la “peña del chupete”.

        En el año 1968, nos convertimos en pedania. Fue una época muy dura pues la gente empezó a emigrar a las ciudades, cada año se iban más personas. Con esta circunstancia y el poco interés que tenía el Ayuntamiento de Campo en las fiestas de Valdevarnés, sin olvidar la crisis de la época, éstas se quedaron reducidas a un solo día, el domingo.

        A finales de los setenta, las personas empezaron a sentir la necesidad de volver a sus orígenes y al mismo tiempo empezó haber una necesidad de crear asociaciones de todo tipo, Valdevarnés tenía la base.

        Un sábado de septiembre, víspera de la fiesta, un montón de personas que volvíamos a Valdevarnés para celebrar la fiesta nos reunimos en casa de Pascual, creamos la base para solicitar al Ayuntamiento de Campo que queríamos recuperar los lunes con música. Éste fue el comienzo de las nuevas fiestas de Valdevarnés.

        Concedido el lunes, empezamos hacer concursos de todo tipo, volvimos a restaurar el baile de la torta, la ronda a las mozas, inventamos otra ronda a los mozos. Y también el primer pendón.

        ¿Y la peña qué? Solicitamos el edificio de las antiguas escuelas para sede de la peña, se le dio nuevo nombre “El Danubio Azul”.

        En esa época en las fiestas las personas de fuera, solía acudir al pueblo a la hora de la cena, la peña servía de refugio, se les invitaba a limonada y a torta, por esta razón nos tocaba hacer guardia algunos de los socios. Que por entonces éramos muy pocos.

        Así, de ésta forma se fue formando la base de la peña y fueron pasando los años, llegamos a la década de los 80. Volvemos más gente cada vez al pueblo, con lo se empiezan a reformar las casas, los veranos se llenan de gente joven con mucha energía y ganas de hacer cosas.

        En el 83 nos legalizamos, y nos pusimos nuevo nombre LOS COMUNEROS. Empezamos a trabajar haciendo las reuniones en Madrid, en domingo, no nos importaba nada, pues nos sentíamos creadores. Todo nos parecía poco y empezamos aumentar los socios, era tal la alegría que teníamos que todas las personas que venían al pueblo se hacían socios. Un grupo de socios se fue Aranda y trajo el primer pendón. Decidimos como queríamos el uniforme: pantalón blanco, camiseta, faja y boina morada, se fijo la cuota, se creó la fiesta propia de la peña, fijándose el día 23 de abril,(FIESTA DE LOS COMUNEROS DE CASTILLA) con todos estos argumentos cada uno fue aportando nuevas ideas, la peña ya no era el lugar para pasar un rato un grupo de jóvenes era mucho más, era Valdevarnés que volvía a vivir, como dice nuestro eslogan: VALDEVARNÉS VIVE.

         En el año 2008 se han cumplido los veinticinco años desde que se constituyó legalmente “La Peña Los Comuneros”. Sigue organizando las fiestas, pero ya no sólo para sus socios. Hoy día es el principal agente dinamizador de la vida cotidiana de Valdevarnés. Sin esta asociación Valdevarnés sería otra cosa. Hoy día es una asociación abierta a la participación de no sólo los socios, sino de todos aquéllos que sienten algo por Valdevarnés.

         Cuenta en estos momentos con ciento veinticuatro socios. La inmensa mayoría son personas residentes o nacidos en el propio pueblo, pero también se cuenta con socios que sienten fuertes vínculos hacia Valdevarnés, por motivos familiares o personales.

         A finales de Abril y principios de Mayo se celebra la fiesta de la asociación. Es el momento de compartir afectos entre socios y allegados al pueblo. En esta fiesta, entre otros actos, destacan la comida comunitaria que todos los socios, familiares y amigos degustan conjuntamente en la plaza del pueblo a base de dar buena cuenta del lechazo castellano. También se celebra durante esos días el tradicional certamen de dulzainas, que ya va por su octava edición, y en él se presenta a los asistentes una variada muestra del folklore castellano basado en los sones de dulzaina y tamboril.

         Se han llevado a cabo numerosas excursiones: Salamanca, Soria, Burgos, Segovia, etc. En ellas se trata de disfrutar conociendo nuestra comunidad y compartir uno o varios días olvidando las rutinas diarias.

         Siempre se ha tratado de acometer proyectos que redunden en la mejora del pueblo. Muchas veces sustituyendo al propio ayuntamiento, que por tener su sede en Campo de San Pedro no posee la suficiente sensibilidad para entender qué se necesita en el propio pueblo. En esta línea se ha rehabilitado completamente el local cedido por el propio ayuntamiento, donde tiene su sede la asociación. Este local posee varias salas para atender las necesidades de todas las personas en el ámbito del ocio.

         En el centro del pueblo existía una vieja ermita en ruinas. Gracias a la asociación se ha conseguido rehabilitar íntegramente y darle un uso múltiple: es un espacio religioso durante los meses de invierno y durante el verano acoge numerosas actividades de carácter eminentemente cultural. En ella se han realizado numerosas exposiciones sobre temática muy variada, destacando la que se llevó a cabo hace varios años sobre numismática.

         Las calles del pueblo carecían de placas identificativas de sus nombres. De forma artesanal un grupo de socios consiguieron elaborar en barro cocido todas las placas del callejero del pueblo. Hoy día todas están perfectamente señalizadas.

         Existía una zona verde (El Pilar) muy degradada, con lavaderos y fuente con pilón llenos de escombros y abandonadas. En este momento la asociación “Los Comuneros” está consiguiendo restaurar este espacio para convertirlo en zona de recreo para todos los vecinos y visitantes. Es una obra muy costosa, pero la ilusión que ha despertado en todos hará posible que durante el próximo año El Pilar sea un ámbito de Valdevarnés donde todos puedan disfrutar y relajarse viendo correr el agua de las fuentes y sentarse en un banco donde de forma distendida se observe cómo los niños juegan en el mobiliario infantil del que poco a poco se va dotando a este espacio.